Tipos de alopecia o caída del cabello

¿Qué es la alopecia?

La alopecia o calvicie es una enfermedad capilar que supone la pérdida anormal del cabello de la cabeza e incluso, de otras partes del cuerpo. Esta puede originarse por diferentes factores: genéticos, autoinmunes, lesiones u otras enfermedades o trastornos alimenticios. Existen varios tipos de alopecia, cada cual con diferentes síntomas. Los grupos de riesgo y el pronóstico de la enfermedad también varían según su tipología.

Las alopecias pueden acarrear consecuencias estéticas y en ocasiones, la pérdida irreversible del pelo. En Svenson contamos con los mejores profesionales y tratamientos para hacer frente a tu problema capilar.

¿Qué tipos de alopecia existen?

Las formas de alopecia más frecuentes son la androgenética, difusa, areata o universal, fibrosante y las cicatriciales, aunque existen más.

¿Cuáles son los tipos de calvicie más comunes?

La alopecia puede clasificarse en numerosos grupos, según su origen y manifestaciones. La más habitual es la alopecia androgénica, también llamada alopecia androgenética o calvicie común, responsable del 95% de los casos. Es más común en hombres que en mujeres.

Otras formas comunes de alopecia son la alopecia areata, cuya característica fundamental es que la pérdida de cabellos no es definitiva y se localiza en un área determinada; la alopecia universal, una extensión de la alopecia areata; y la alopecia cicatricial, que está provocada por una destrucción del folículo piloso. En este caso, se trata de una dolencia irreversible.

Existen muchos tipos de alopecia que nos encontramos con menor frecuencia y que pueden estar originadas por causas genéticas, medicamentos, infecciones cutáneas, traumatismos, deficiencias nutritivas y ciertas enfermedades de la piel, entre otros.

Alopecia cicatricial

Esta es la calvicie que se produce como resultado de la malformación, daño o destrucción de los folículos pilosos. Estos son sustituidos por un tejido cicatricial permanente en el que ya no puede nacer pelo nuevo. Esta alopecia no es muy común, ya que afecta a un bajo porcentaje de personas, se da por igual en hombres y en mujeres, y es más común que se desarrolle en los adultos.

Existen diferentes tipos de alopecia cicatricial:

Alopecia primaria

Las alopecias primarias son las que se producen directamente por una enfermedad propia del pelo. Se producen por alteraciones en el desarrollo del folículo piloso, o por alteraciones que son hereditarias. La mejor forma de tratarlas es el trasplante capilar.

Alopecia adquirida o primaria adquirida

La alopecia adquirida se origina mediante algunas dermatosis de origen autoinmune o de causa desconocida. Algunos ejemplos:

  • Líquen plano pilar clásico: producido por una enfermedad cutánea, puede causar alopecia permanente o transitoria al afectar los folículos.
  • Alopecia frontal fibrosante: producida de forma autoinmune, el cabello se cae debido a dermatosis.
  • Síndrome de Graham Little: combina la alopecia cicatricial, la pérdida del vello en las axilas y la presencia de pápulas en la piel.

Alopecia secundaria

Las alopecias secundarias se originan cuando el folículo piloso se destruye como causa de una infección o procesos físicos, como la radioterapia o las quemaduras. Ocurre con la alopecia cicatricial secundaria. Aparece cuando el folículo piloso se destruye secundariamente en el curso de una infección, proceso tumoral o secundariamente a procesos físicos como radioterapia o quemaduras. También puede ser provocado por la tiña (dermatofitosis) del cuero cabelludo.

Alopecia no cicatricial

Las alopecias no cicatriciales son aquellas donde el folículo piloso no está dañado por completo y por ello, resultan reversibles en la mayoría de los casos:

  • Alopecia androgénica: es la calvicie común, desarrollándose en primer lugar en la zona de la frente. Se puede corregir estimulando el folículo o implantando nuevo cabello.
  • Alopecia difusa: el pelo se cae aleatoriamente, sin llegar a la alopecia total. Las causas son variadas (endocrinas, medicamentos, alimentación…). A la mínima sospecha, es recomendable acudir a un especialista.
  • Alopecia areata: se producen parches de calvicie redondeados en forma de moneda en áreas determinadas. Se puede tratar mediante el empleo de minoxidil y corticoides.
  • Alopecia traumática: se origina por causas humanas, como malos hábitos de peinado, estrés o tics nerviosos (tricotilomanía). La solución pasa por evitar estas conductas y en los casos más graves, acudir a un psicólogo para erradicar los tics
  • Efluvio telógeno: consiste en la caída temporal y abultada del pelo. Los cabellos saltan irregularmente a la fase telógena y se caen antes de tiempo. Para solucionarlo, lo importante es encontrar la causa que lo produce (infecciones, tiroides, estrés, mala alimentación…).
  • Otros casos: pueden producirse por infecciones, bacterias, quemaduras…

Alopecia androgenética

La alopecia androgenética o androgénica es la pérdida de pelo a causa de factores genéticos. Es el tipo de alopecia más común en nuestra sociedad, y que afecta, por lo general, a la mayoría de los hombres, aunque también puede darse en las mujeres.

Aunque la alopecia androgenética afecta en su mayoría a los hombres, también puede desarrollarse en las mujeres. Para ambos casos, existen tratamientos especializados para este tipo de alopecia. Si padeces este tipo de calvicie, no dudes en acudir a un centro Svenson, donde nuestros especialistas te explicarán todas las soluciones posibles para la alopecia androgénica, y te realizarán un análisis personalizado.

Alopecia difusa

La alopecia difusa es la pérdida progresiva y generalizada del cabello que no llega a producir calvicie total. Afecta tanto a hombres como a mujeres. En estos casos, el pelo adquiere un aspecto lacio y sin vida, y se percibe sensación de escasez.

Este tipo de alopecia se puede desarrollar, entre otros factores, por causas endocrinas, por medicamentos o por la alimentación. En el primer caso es síntoma de que existen problemas en las glándulas endocrinas, como por ejemplo el hipertiroidismo o el hipotiroidismo, patologías que suelen provocar pérdida difusa del pelo.

Alopecia areata

Con un desarrollo impredecible, se caracteriza por la pérdida del cabello en forma de parches redondos en una o varias zonas del cuero cabelludo, o bien en otras partes del cuerpo. Suele ser frecuente que observemos cabellos con forma de signo de exclamación en los bordes del parche calvo que se desprenden fácilmente. En ocasiones, la alopecia areata puede evolucionar hasta la calvicie total.

Alopecia localizada

La alopecia localizada se produce si la caída se concentra en zonas concretas del cuero cabelludo. La pérdida de cabello no es difusa y deja los sectores afectados al descubierto. Por ello, genera un problema psicológico en el ánimo de los pacientes. Existen varios tipos:

  • La alopecia androgenética moderada: la pérdida de pelo se concentra a nivel frontal y lateral. Son las típicas ‘entradas’ y en una gran mayoría de los casos, la progresión se detiene aquí. Los microinjertos pueden ser una buena solución
  • Alopecia areata: la caída se produce en parches localizados y redondeados del cabello. Su evolución es imprevisible; a veces el pelo vuelve a crecer de forma definitiva y en otras, se repite la caída. Afecta a cualquier persona y los mejores tratamientos son los corticoides o el minoxidil.
  • Alopecia traumática por tracción: el uso excesivo de coletas o peinados crea presión en el cuero cabelludo. Por ello, puede producirse una caída localizada en el contorno de la frente. La solución es fácil: cambiar los hábitos perjudiciales.
  • Alopecia cicatricial: es una enfermedad rara, que inflama algunos folículos pilosos, impide su crecimiento y los cierra con una cicatriz. También puede ocurrir en un subtipo, la foliculitis decalvante (insertar enlace). La pérdida de pelo es irreversible, así que la mejor solución es intentar un trasplante capilar.
  • Otras causas: algunas infecciones (hongos, bacterias…) pueden requerir tratamiento a través de medicamentos.

Otras alopecias

En ocasiones, existen circunstancias como la ingesta de determinados medicamentos, tratamientos farmacológicos, o cambios en nuestra rutina diaria, que tienen como consecuencia la pérdida del cabello. Aunque algunas de ellas se pueden englobar en los tipos ya mencionados, existen otras alopecias que no responden al patrón concreto de ninguna de ellas.

Entre las más conocidas se encuentra la alopecia traumática, causada por traumatismos físicos. Vienen provocadas por someter al cabello a tracciones repetidas o peinados tensos como trenzas o moños, entre otros. Puede haber varias causas, como la presión, que provoca que los bebés tras el contacto continuado del cuero cabelludo con la almohada, pierdan pelo.

Foliculitis decalvante

Por su parte, la foliculitis decalvante, también conocida como foliculitis en mechones, es una inflamación destructiva y supurativa que se caracteriza por la aparición de brotes de pústulas que se extienden progresivamente de un cabello a otro a lo largo del cuero cabelludo. Los brotes de estas pústulas destruyen los folículos afectados y es lo que provoca esta dolencia como otras alopecias. Aunque no se conoce su causa, se ha confirmado la influencia de la bacteria Staphylococcus aureus y su producción de superantígenos en personas que genéticamente muestran su predisposición. Para tratarlo, se emplean antibióticos, antiinflamatorios y moduladores de la inmunidad como los glucocorticoides.

Foliculitis disecante

También podemos encontrarnos ante una foliculitis disecante. Se trata de un proceso supurativo crónico del cuero cabelludo de causa desconocida, que se manifiesta con nódulos profundos inflamatorios que se localizan en la zona occipital o de la nuca. Suele ser frecuente en varones afroamericanos de 18 a 40 años. Los varones de raza blanca también pueden ser afectados. Aunque suele ser complicada de tratar, responde con lentitud a la isotretinoína, los antibióticos y los glucocorticoides. Con la ayuda de cirugía se pueden eliminar las cicatrices.

¿A quién afecta la alopecia?

En función de su tipología, la alopecia puede afectar a diferentes grupos de población. Algunas se centran en los hombres, otras en las mujeres y otras en los niños. En cambio, algunas, tienen mayor prevalencia sobre las personas de piel negra, como la foliculitis decalvante.

Tipos de alopecia en mujeres

Por norma general, la caída del pelo es menor en el sexo femenino. Sin embargo, las mujeres sufren con intensidad esta enfermedad. Las alopecias más frecuentes son las siguientes:

  • Alopecia androgenética en mujeres: llegar a la calvicie total en mujeres es casi imposible, pero se produce una disminución muy notable del cabello, llegando a verse el cuero cabelludo.
  • Efluvio telógeno en mujeres: caída abundante y temporal del pelo producida por el estrés, dietas agresivas, postparto, embarazo, tras una intervención, etc. Debido al COVID-19 y las medidas restrictivas, su incidencia ha aumentado notablemente.
  • Alopecia areata femenina: en este caso, la enfermedad afecta por igual a hombres, mujeres y niños. No hay un factor de riesgo que dispare su incidencia de forma excesiva. Los efectos estéticos son superiores en mujeres, pues suelen llevar el pelo más largo y tener más densidad.
  • Alopecia frontal fibrosante en mujeres: ha aumentado su incidencia en los últimos años. El cabello se desprende de la zona de la frente y las patillas, creando una forma de ‘diadema’.

Tipos de alopecia en hombres

La alopecias más frecuentes en hombres son:

  • Alopecia androgenética masculina: la conocida como calvicie común, afecta de alguna manera a la gran mayoría de hombres a partir de los 21 años. El 90% de ellos presenta entradas desde esa edad. Posteriormente, la mitad sufre pérdidas en la coronilla a partir de los 40 años.
  • Los varones también pueden sufrir otro tipo de alopecias, como la cicatricial, la areata, la difusa y el efluvio telógeno.

Tipos de alopecia en niños

Estos son los casos más frecuentes de alopecia en niños y jóvenes:

  • Tiña capitis: es una infección provocada por hongos, que se produce en la superficie del cuero cabelludo. Frecuente entre los 5 y 10 años, se da más en las zonas con peores condiciones sanitarias (Sudamérica, África, Asia). Su transmisión es de persona a persona y para evitar su difusión, hay que evitar compartir objetos como el peine.
  • Alopecia areata en niños: es importante un diagnóstico temprano para tratar de diagnosticar la enfermedad pronto y evitar las consecuencias de esta caída.
  • Alopecia traumática por tricotilomanía: se produce por la manía de arrancarse el pelo de cualquier parte del cuerpo (cabeza, cejas, pestañas, piel…). Las criaturas son más propensas a ello. La meditación es un buen consejo para evitarlo.

Ante una caída excesiva del cabello o alguno de los síntomas de estos tipos de alopecia en niños, se debe acudir al pediatra cuanto antes. En Svenson tratamos a jóvenes a partir de los 16 años siempre acompañados de un adulto o con una autorización escrita por parte del tutor o progenitor.

Tratamiento de la alopecia

En Svenson contamos con los mejores expertos para hacer frente a tu problema capilar. Debes tener en cuenta que cada tipo de alopecia conlleva un tratamiento distinto:

Terapia Regenera Capilar: un tratamiento en vanguardia de la investigación sobre alopecia.

Mesoterapia Capilar: permite el rejuvenecimiento del pelo aplicando principios activos, en una mezcla de biopéptidos y minerales.

Bioestimulación Capilar: forma de medicina regenerativa que estimula el crecimiento capilar a través de elementos, como los Factores de Crecimiento.

Transplantes o microinjertos: intervención quirúrgica ambulatoria que recupera el propio cabello a través de un autotrasplante. Contamos con la técnica FUE o FUSS, pioneras para lograr los mejores resultados.

Técnica microneedling (Cosmetic Pen Hair Revival y MedicalPen 2Action): mejoran la calidad del cabello, frenan su caída e incluso pueden aumentar la densidad capilar.

Terapia Láser Anticaída con Nanosomas: la acción del láser se junta con estas nanovesículas que entran en la piel e inyectan principios activos para nuestro cabello.

Medicamentos o suplementos de hormonas: los corticoides o el minoxidil pueden servir como solución.

Postizos y sistemas de integración capilar: la mejor solución ante una alopecia avanzada. Se entrelaza el cabello de la persona con un postizo de pelo natural de mismas características, por lo que se recupera la densidad capilar deseada en las áreas más despobladas.

Consulta y diagnóstico gratis

El precio y duración del tratamiento son personalizados... ¡Llámanos y te informamos!

Todos los campos son obligatorios

    1 He leído y acepto la política de privacidad y autorizo a que mis datos sean tratados para la gestión de la cita solicitada y el envío de recordatorios de la misma por vía telefónica o mensajería instantánea (SMS, WhatsApp, etc).
    Si Doy mi consentimiento a los tratamientos de datos con las finalidades publicitarias descritas. Puedo gestionar el consentimiento de forma individual.
    Si Autorizo que mis datos sean utilizados para el envío de acciones promocionales o publicitarias y descuentos por los canales antes mencionados.
    Si Autorizo que mis datos sean comunicados a Google© o Facebook©, o proveedores similares con la finalidad de realizar acciones de publicidad dirigida o de audiencias similares (look alike)

    WHATSAPP
    Chatea ahora con cualquier centro Svenson
    Indícanos con qué centro quieres contactar para abrir una conversación de WhatsApp desde aquí:
    Empieza la conversación ahora
    Horario de atención:
    NOS OCUPAMOS
    DE TU PELO,
    NOS PREOCUPAMOS
    POR TODO LO DEMÁS
    Primer centro capilar con certificado AENOR frente al COVID-19
    Comprueba las medidas
    que aplicamos
    Información actualizada
    sobre centros