Bioestimulación Capilar

La medicina regenerativa se presenta como el área de mayor evolución de los tratamientos contra la caída del pelo en los próximos años. Se trata de un conjunto de técnicas innovadoras que incluyen la estimulación mediante los productos derivados de las células del paciente para que éstas restablezcan sus condiciones óptimas, que han podido ir perdiendo por distintas causas (edad, efectos de medicamentos, falta de nutrientes o factores psicológicos).

Dentro de estas sustancias, los Factores de Crecimiento son claves porque favorecen la formación de nuevos vasos sanguíneos y de nuevo colágeno tipo 2.

 ¿En qué consiste?

El tratamiento de Bioestimulación Capilar consiste en autotransfusiones de fracciones de la sangre del propio paciente. Para ello se realiza una extracción de sangre sobre la que luego se realiza un proceso de enriquecimiento para mejorar sus condiciones. Este proceso consiste en mezclar la sangre con un anticoagulante (citrato sódico), lo que permite separar sus diferentes componentes mediante centrifugación (se separan así los hematíes y el plasma), para poder aplicarlos posteriormente de forma individualizada mediante mesoterapia.

Al ser un tratamiento autólogo (es decir, del propio paciente) no se genera ningún tipo de rechazo ni puede causar reacción inmunológica similar a la que tendría un cuerpo extraño. La aplicación de este tratamiento se debe realizar siempre por personal sanitario bajo supervisión médica.

Este tratamiento se recomienda para pacientes que se han realizado un injerto de pelo (para favorecer el crecimiento del cabello implantado), en alopecias por cicatrices, en pieles atróficas por el uso de postizos y para casos de efluvios crónicos caracterizados por una pérdida aguda y generalizada de pelo (más habitual en mujeres).

Médicos capilares de tratamientos

Beneficios

Las transfusiones autólogas con Factores de Crecimiento se utilizan para reducir la fibrosis cutánea y mejorar el estado del cuero cabelludo porque favorecen la generación de colágeno y facilitan la angiogénesis (desarrollo de nuevos vasos capilares). Esto tiene como consecuencia el incremento del riego en el cuero cabelludo, que es lo que permite al folículo piloso desarrollar nuevo cabello sano y vigoroso.

Guardar

Guardar