¿Qué es la foliculitis?

Actualidad Svenson Noticias

243303450_51f6a4a617_zPicor muy intenso, enrojecimiento, costras, incluso pústulas… Estos son algunos de los síntomas característicos de la foliculitis, uno de los problemas que se encuentran en la raíz del pelo y que pueden favorecer la aparición de la alopecia.

“La foliculitis es una patología cutánea por la cual se produce la inflamación de los folículos pilosos”, según nos cuenta nuestra Dra. Emma Iglesias, cirujana capilar, con gran experiencia en el tratamiento de las afecciones del cabello.

La foliculitis puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y se puede producir por fricción, contacto con determinadas sustancias, oclusión por un vendaje… aunque la causa más habitual es la infección, que puede ser bacteriana o fúngica (hongos)”, comenta la Dra. Iglesias.

La foliculitis es uno de los problemas que se encuentran en la raíz del pelo y que pueden favorecer la aparición de la alopecia.

Síntomas para detectar la foliculitis

La Dra. Emma Iglesia enumera diferentes síntomas para detectar la foliculitis, dependiendo de si es superficial o profunda:

  • En el caso de la foliculitis superficial, “la forma más habitual de aparición es una pequeña pústula con un halo eritematoso y el pelo situado en el centro de la lesión, la cual suele causar ardor, picazón y/o dolor”.
  • Por el contrario, si la foliculitis es profunda “la porción inferior del folículo piloso se ve afectada y van a aparecer nódulos inflamatorios dolorosos”.

A simple vista podríamos observar los siguientes síntomas:

  • Grupos de pequeños bultos rojos o espinillas cabeciblancas cerca de los folículos pilosos que producen picazón y ardor en la piel.
  • Ampollas llenas de pus que se abren y forman costras.
  • Un gran bulto o protuberancia hinchados

La zona más habitual para ver estos síntomas varía entre hombres y mujeres. La foliculitis en hombres suele aparecer en la barba, y en segundo lugar en axilas o ingles, mientras que en mujeres las ingles, muslos y piernas son las zonas más comunes.

Tipos de foliculitis infecciosas

Hay múltiples tipos de foliculitis.

Se pueden clasificar según la profundidad del tejido afectado (superficiales o profundas) o en función del agente causal:

  • Foliculitis bacteriana:
  • Foliculitis dermatofítica.
  • Foliculitis por virus.
  • Foliculitis por parásitos.

Las foliculitis bacterianas más comunes son:

  • Foliculitis del jacuzzi: suelen ser pústulas (acné) que no dejan cicatriz, pero sí hiperpigmentación postinflamatoria. “Esta foliculitis es causada por la bacteria Pseudomona aeruginosa. Se manifiesta a partir de las 6 horas y hasta los 5 días después de la exposición. Las zonas de piel cubiertas por el bañador, como el tronco y las nalgas, son los sitios más frecuentes de infección. Algunas personas padecen foliculitis leve en zonas sometidas a humedad y fricción, como debajo de los equipos deportivos o en las nalgas”.
  • Foliculitis por gram-negativos: es el acné vulgar preexistente tratado con antibióticos orales. Suele darse alrededor de la nariz o como lesiones de aspecto nodular.

Las foliculitis dermatofítica son las más habituales, entre las que encontramos:

  • Tiña de la barba: donde suelen surgir costras y áreas de alopecia con pústulas foliculares.  
  • Granuloma de Majocchi (también conocida como tinea folicular y granulomatosa): se da en mujeres que se afeitan las piernas, y surge en miembros inferiores, superiores, tronco y cara.
  • Foliculitis por Malassezia: habitual en adultos jóvenes que viven en un clima cálido y que sufren oclusión y producción excesiva de sebo. Esta foliculitis se localiza en tronco (cara anterior y posterior), hombros y, rara vez, en la cara.
  • Foliculitis por Candida: por lo general, afecta a inmunodeprimidos o adictos a drogas. Las zonas implicadas son barba, piel cabelluda y axilas, siendo más común en extremidades. Suelen ser lesiones de pequeños granos y con fiebre.

Las foliculitis por virus suelen ser las más visibles, el tipo que más domina es:

  • Foliculitis por herpes simple: en su mayoría se da en hombres con antecedentes de herpes facial localizado recurrente y que se afeitan con cuchilla. El acné se desarrolla rápidamente, ya sea individual o en grupo.

Las foliculitis por parásitos también son muy visibles, aquí podemos encontrar:

  • Foliculitis por Dermodex: causada por mala higiene, uso de determinadas cremas, maquillaje y esteroides tópicos por tiempo prolongado. Puede estar asociada con inmunosupresión. Provoca pústulas foliculares en la cara.

Foliculits decalvante, una lesión poco frecuente pero muy dañina

“La foliculitis decalvante es una enfermedad que tiende a afectar a adultos jóvenes y que puede producir gran impacto en la calidad de vida, ya que actualmente no existe un tratamiento efectivo y hasta ahora eran escasos los estudios publicados acerca de su perfil epidemiológico y respuesta terapéutica”, afirma la Dra. Iglesias.

Además, según comenta la Dra. Emma Iglesias, “en la mayoría de casos, tras suspender el tratamiento la tendencia fue a recurrir a los pocos meses, poniendo de manifiesto la dificultad del tratamiento de pacientes con esta enfermedad”.

Este tipo de foliculitis se encuadra dentro del grupo de las alopecias cicatriciales. Su seña de identidad característica es la aparición de pequeños granos en el cuero cabelludo acompañados del enrojecimiento de la piel y un picor intenso, que en ocasiones puede resultar doloroso.

La foliculitis decalvante puede afectar tanto al cuero cabelludo como a otras zonas como la barba, donde se suelen infectar los folículos del labio superior, además, el afeitado diario empeora la situación de la piel. Este tipo de inflamación acaba siendo crónica, lo que deriva en destrucción y en la pérdida del cabello.

Las causas más frecuentes de la foliculitis

En cuanto a sus causas, se sabe que la foliculitis tiene un origen autoinmune. También hay evidencias de que un microorganismo, el Staphylococcus aureus, podría estar implicado en su aparición.

Entre las causas más comunes encontramos una infección como principal motivo, pero hay otras secundarias muy comunes como la obstrucción por el afeitado, la fricción causada por el roce de la ropa contra la piel o una transpiración excesiva. La Dra. Emma Iglesias incide especialmente en las personas con piel grasa y piel atópica, ya que tienen un mayor riesgo de padecer foliculitis, así como en las personas que toman baños en aguas que no están limpias.    

La evolución de la foliculitis es crónica, y la eficacia del tratamiento es variable, en función de las características de cada paciente, de ahí la importancia de consultar a un profesional para que sea éste quien determine qué solución aplicar en cada caso concreto. 

Una buena prevención para cuidar tu cabello

Los tratamientos de ampollas para el pelo funcionan muy bien para prevenir, en la medida de lo posible, la aparición de este tipo de problemas en la raíz del pelo.

Uno de los tratamientos más novedosos en este sentido es el tratamiento antioxidante con coenzima Q10. La coenzima Q10 es una sustancia que “blinda” a las células capilares frente a las consecuencias de los estados de estrés o carencia de vitaminas, inhibiendo su destrucción y evitando el efecto de los radicales libres.

Al nutrir el cuero cabelludo con este tipo de sustancias lo fortalecemos, previniendo la aparición de problemas como la foliculitis y, en general, se mejora el estado del cuero cabelludo.  

Para prevenir la foliculitis también hay que tener en cuenta otros métodos:

  • Una limpieza constante de las zonas de riesgo. Si hay presencia de bultos, no rascarlos.
  • Evitar usar cremas demasiado oleosas en zonas pilosas.
  • Cuidar al máximo la ropa que usamos, reduciendo la fricción con esta, teniéndola siempre limpia y que transpire lo máximo posible.
  • Bañarse o ducharse a diario con un jabón suave. La Dra. Emma Iglesias además recomienda “bañarse o ducharse después de hacer ejercicio y después de trabajar alrededor de sustancias químicas; evitando compartir toallas, toallitas u otros artículos personales”. Si ya se tiene foliculitis “también se debe utilizar una toalla limpia en cada nuevo uso”.
  • El afeitado también es clave, y es mejor hacerlo con una máquina de afeitar eléctrica o si no con una cuchilla nueva en cada sesión de afeitado. Si el área está dañada, hay que evitar en lo posible su afeitado, este agravará los síntomas.

Un diagnóstico profesional a tiempo

“El diagnóstico de la foliculitis es eminentemente clínico, no precisando de pruebas complementarias”, informa la Dra. Emma Iglesias, que aclara que “la foliculitis debe distinguirse de la pseudofoliculitis, que consiste en la inflamación perifolicular por un pelo enclavado en la piel, donde el organismo reacciona ante el vello como si se tratase de un cuerpo extraño ocasionando inflamaciones que pueden dejar cicatrices”.

Un profesional será el encargado de realizar un diagnóstico completo. Para ello lo primero es examinar las distintas áreas de la piel dañadas.

Es crucial que tu profesional pueda conocer estos tres puntos:

  • ¿Desde cuándo llevas con protuberancias en la piel?
  • ¿Qué otros síntomas relacionados has experimentado?
  • ¿Tienes antecedentes de foliculitis personales o en la familia?

Los profesionales de Svenson están a tu disposición para ayudarte a analizar todos tus síntomas y a tratarlos para que desaparezcan de la mejor manera.

Tratamiento de la foliculitis

La Dra. Emma Iglesias recomienda dos líneas a seguir en función del tipo de infección:

  • En infecciones leves el tratamiento se llevará a cabo con jabones que respeten el pH ácido de la piel, antisépticos locales, como la clorhexidina, y antibióticos tópicos, como mupirocina, clindamicina o ácido fusídico.
  • En infecciones profundas se emplearán antibióticos orales o intravenosos según la gravedad del caso.

En cualquier caso “el tratamiento debe adaptarse a cada caso clínico en particular” por lo que es indispensable acudir a un profesional para recibir un diagnóstico acertado.

Dra. Emma Iglesias

  • Número de colegiado 28/1510577

La Dra. Emma Iglesias es cirujana capilar en Svenson, con experiencia acreditada en técnicas FUE y FUSS. Miembro fundador del Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON). Miembro de la SECPF (Sociedad Española de Cirugía Plástica Facial), de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME)  y de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial.

Doctorada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago de Compostela. Especialidad en Cirugía Oral y Maxilofacial por el Hospital Universitario de A Coruña.  Profesora colaboradora en la Universidad San Pablo CEU. Máster en Medicina Estética por la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Trasplante y Medicina Capilar por la Universidad de Alcalá.

Consulta y diagnóstico gratis

El precio y duración del tratamiento son personalizados... ¡Llámanos y te informamos!

Todos los campos son obligatorios

He leído y acepto la política de privacidad y autorizo a que mis datos sean tratados para la gestión de la cita solicitada y el envío de recordatorios de la misma por vía telefónica o mensajería instantánea (SMS, WhatsApp, etc).
Si Doy mi consentimiento a los tratamientos de datos con las finalidades publicitarias descritas. Puedo gestionar el consentimiento de forma individual.
Si Autorizo que mis datos sean utilizados para el envío de acciones promocionales o publicitarias y descuentos por los canales antes mencionados.
Si Autorizo que mis datos sean comunicados a Google© o Facebook©, o proveedores similares con la finalidad de realizar acciones de publicidad dirigida o de audiencias similares (look alike)
WHATSAPP
Chatea ahora con cualquier centro Svenson
Indícanos con qué centro quieres contactar para abrir una conversación de WhatsApp desde aquí:
Empieza la conversación ahora
Horario de atención: