Perder pelo por el cáncer

tratamiento-contra-el-cancer

La alopecia es un efecto secundario frecuente de los tratamientos oncológicos. Aunque se trata de uno de los aspectos menos importantes de la enfermedad en sí, puede tener consecuencias psicológicas a las que en ocasiones no se les presta la atención necesaria. Para la caída del cabello producida por tratamientos contra el cáncer Svenson cuenta con soluciones que pueden ayudar a los pacientes  evitando que este efecto les suponga una mayor preocupación. Son los diferentes fármacos que se aplican en los  tratamientos los que provocan que se pueda perder el pelo por el cáncer. Quimioterapia y radioterapia funcionan de forma diferente, pero los dos tienen consecuencias sobre los folículos pilosos:

En el caso de la quimioterapia, se incide sobre el ciclo celular de las células cancerígenas, que tienen una alta tasa de regeneración. Como efecto secundario se puede producir la lesión de otras células del organismo que también tienen alta tasa de recambio, como es el caso de los folículos pilosos. Aunque la investigación avanza a diario, no se conocen medios efectivos para impedir que se produzcan ciertos efectos secundarios de sus tratamientos.

La radiación actúa de un modo similar, pero aplicada localmente. El tratamiento con radioterapia trata de irradiar el tejido cancerígeno que se encuentra en profundidad y en su paso por las diferentes capas de la piel puede dar lugar a lesiones en otras células. Entre ellas, los folículos pilosos.

Cuando la radioterapia se aplica en el cuero cabelludo, puede dar lugar a una inflamación y lesión profunda del folículo y, en algunos casos, irreversible.

Existen tres cuestiones claves a la hora de afrontar la pérdida de cabello por el cáncer:

Normalmente la caída de pelo se produce en las dos primeras sesiones de quimioterapia (2ª ó 3ª semana de tratamiento contra el cáncer), por lo que es recomendable buscar una solución capilar lo antes posible. Una vez finalizado el tratamiento se volverá a recuperar todo el cabello, pero puede ocurrir que sea diferente al que teníamos antes del tratamiento, pudiendo cambiar de color o tonalidad.

Perder pelo por el cáncer es siempre temporal. Se pueden aplicar unas pautas sencillas para afrontarlo de la mejor forma posible y ayudar a su recuperación posterior.

Respecto a los efectos sobre el paciente, hemos de tener en cuenta que la caída de pelo influye en el estado de ánimo ante el cáncer, convirtiéndose en una carga no sólo psicológica, sino también física. En Svenson encontrará soluciones para mantener su aspecto mientras recupera el pelo.

Qué puede hacerse si se va a perder pelo por cáncer

  • Durante el tratamiento, la solución estética más demandada -especialmente por las mujeres- son las pelucas de cabello natural.
  • Después del tratamiento, para aquellos pacientes de radioterapia que hayan perdido el cabello, se podrá realizar un microinjerto (auto-trasplante de pelo), dependiendo del grado de lesión secundaria que se haya producido en la piel. Esta intervención quirúrgica puede realizarse siempre y cuando exista una integridad cutánea, preservándose la elasticidad y vascularización natural de la piel, y siempre tras la valoración del oncólogo.

Consulta y diagnóstico gratis

El precio y duración del tratamiento son personalizados... ¡Llámanos y te informamos!

Todos los campos son obligatorios

He leído y acepto la política de privacidad
Acepto que mis datos sean utilizados para fines promocionales o publicitarios