El pelo forma parte de nuestro cuerpo desde los primeros meses de gestación que es cuando se desarrollan los folículos, desde los que sale una raíz y un tallo que se proyecta hacia el exterior por encima de la epidermis. Dentro de cada folículo se encuentra la glándula sebácea y fibras musculares que se unen a cada pelo. Pero es en la zona papilar, formada por un tejido conjuntivo y vasos sanguíneos, donde se producen los nutrientes necesarios para el crecimiento del pelo.

Pero si tenemos bien nuestros folículos, con los nutrientes necesarios para el crecimiento del cabello, ¿por qué se cae el pelo? Todos los días nacen nuevos cabellos. Y otros se caen, dentro de unos parámetros normales, debido al ciclo de la vida de estos que se renuevan continuamente. Tenemos entre 130.000 y 150.000 pelos que cubren todo nuestro cuerpo, aunque depende de la zona en la que esté situado el pelo tienen un proceso de crecimiento y caída diferente. Por ejemplo, el cuero cabelludo crece una media de 1 milímetro cada tres días, mientras que el crecimiento de las pestañas es más lento.

La alopecia es la patología que afecta tanto a hombres como a mujeres y que consiste en la ausencia de pelo en una, en varias o en todas las zonas del cuerpo. La caída del pelo puede originarse por causa de antecedentes genéticos, después de un embarazo, por desarreglos hormonales, por tener enfermedades cuyos tratamientos favorecen la pérdida del cabello (como la pérdida de pelo en enfermos de cáncer) o por falta de vitaminas o nutrientes esenciales para nuestro pelo, entre otras causas.

Aparte de lo arriba mencionado, existen enfermedades específicas que producen la alopecia, como ciertas enfermedades de la piel entre las que se encuentra la tiña; o trastornos hormonales, como por ejemplo el hipertiroidismo que debilita el cabello, haciéndolo más fino. Por contra, una producción escasa de la tiroides (hipotiroidismo) lleva a que el cabello sea demasiado grueso. La poca presencia de hierro en la sangre, como ocurre, en la anemia, etc. puede ser otro de los factores.

En cuanto a factores externos, el estrés, las situaciones de angustia personal o estados emocionales desagradables son muchas veces los que producen la caída del cabello. El uso de ciertos productos, de champús inadecuados, demasiado ricos en detergentes, que hacen que el cuero cabelludo se vuelva cada vez más graso o de otros componentes agresivos puede ser la causa de la calvicie

Una alimentación deficiente puede llevar a que nuestro organismo no tenga la cantidad necesaria de ciertos componentes para el perfecto estado del cabello. Se ha comprobado que una deficiencia de hierro, cobre, cinc, sílice, o de piridoxina (Vitamina B6) o biotina (Vitamina B7) pueden producir la alopecia. De igual manera, una falta de proteínas o de grasas, muy típica en sujetos que siguen dietas estrictas de adelgazamiento, o muy habitual en países pobres, puede conducir al mismo resultado. Otras veces la pérdida del cabello se produce por causas que no se conocen con toda seguridad.

Por últimos, muchas veces la calvicie tiene unas causas genéticas. En la mayoría de los hombres se produce la caída del cabello total o parcial a partir de la frente o la coronilla debido a la existencia de hormonas (dihidrotestosterona) que controlan el folículo piloso. (alopecia androgénica) En las mujeres esta misma situación conlleva a que cada vez el cabello sea más fino y menos abundante.

diagnostico

El ciclo de vida del pelo

En cada ciclo del folículo nos encontramos tres fases diferenciadas: la de crecimiento o anágena, la de transición o catágena y la de reposo o telógena. La evolución y tiempo de estas fases dependen de la edad de la persona, el lugar donde esté ubicado el pelo y la longitud o grosor del pelo.

La matriz capilar es muy sensible a todo tipo de modificaciones en nuestro organismo, por eso los malos hábitos alimenticios, los problemas hormonales, las infecciones, el estrés, las anemias, la contaminación o los abusos de tintes y lacas, entre otros, favorecen la caída del pelo.

Es necesario estar atentos a la aparición de síntomas como la caspa y la grasa en el cuero cabelludo para actuar a tiempo sobre ellos, pues de esta forma se puede prevenir y anticiparse a la caída. En nuestros centros pueden determinar la presencia de estas anomalías y aconsejarte acerca de los mejores tratamientos preventivos.

 

Te podría interesar

Consulta y diagnóstico gratis

El precio y duración del tratamiento son personalizados... ¡Llámanos y te informamos!

Todos los campos son obligatorios

He leído y acepto la política de privacidad
Acepto que mis datos sean utilizados para fines promocionales o publicitarios