Fármacos contra la caída del cabello

Minoxidil y Finasterida

La alopecia androgenética es la más habitual de todas las existentes, sobre todo en el caso de los hombres. Quien la padece sabe que, poco a poco, su pelo irá miniaturizándose hasta desaparecer. Este fenómeno se produce de forma muy similar en otros casos de alopecias, como por ejemplo el efluvio telógeno, más común entre mujeres.

Los avances en los tratamientos y en la aparatología utilizada en los mismos permiten ayudar a conservar por más tiempo el cabello. A esto se le une el posible uso de dos fármacos: minoxidil y finasteride, cuya aplicación ha demostrado una importante reducción en la caída del cabello.

¿En qué consiste?

El Minoxidil es el primer fármaco aprobado por la FDA (1979) para el tratamiento de la caída del cabello. Se trata de una loción de uso tópico, que actúa como vaso dilatador, aumentando el riego sanguíneo de forma localizada. Su aplicación es muy sencilla, directamente sobre las áreas del cuero cabelludo afectadas por la alopecia (siempre en seco). El uso tradicional más conveniente, según el consenso de dermatólogos, es de dos aplicaciones diarias en concentraciones del 5%.

La constancia en la aplicación de este tratamiento es muy importante, ya que se ha constatado que si se interrumpe su aplicación, el crecimiento de cabello nuevo se detiene, disminuye la densidad del mismo y se acelera la caída.

En cuanto al Finasterida*, originariamente este tratamiento se utilizaba para tratar la hiperplasia benigna de próstata. Durante los ensayos se comprobó que detenía la caída del cabello y el vello corporal en los hombres que lo ingerían. Tras diversos estudios e investigaciones, el 22 de diciembre de 1997 la FDA aprobó el uso del Finasterida 1mg como tratamiento contra la alopecia androgenética en hombres.

Su aplicación es exclusivamente oral. Actúa cómo bloqueador de la enzima 5-alfa reductasa de Tipo 2, que es la que interviene en la regulación del folículo piloso.

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Beneficios de los tratamientos

Ambos tratamientos farmacológicos, tanto Minoxidil como Finasterida, actúan retardando la caída del cabello y estimulando el crecimiento de nuevo cabello, por lo tanto aumentando la densidad capilar.

Los resultados, en ambos casos, se podrán comenzar a ver a partir del tercer mes de aplicación del tratamiento. Se pueden realizar de forma independiente o combinados con otros tratamientos capilares ya sean en domicilio o en centros especializados. Pero siempre bajo supervisión médica.

En Svenson nuestros médicos siguen cada uno de los casos tratados y podrán prescribirle uno de estos tratamientos farmacológicos, si es recomendable para su caso.

*El uso de este medicamento está contraindicado en mujeres.

Guardar

Guardar