Injerto capilar en España

Actualidad Svenson Noticias
12 julio, 2018

Lo que empezó como una anécdota protagonizada por algún personaje más o menos excéntrico se está convirtiendo casi en una moda, y cada vez son más las personas (en su inmensa mayoría hombres) que toman la decisión de someterse a una intervención de implante capilar en Turquía. Se trata de la versión actualizada de un fenómeno que estuvo muy en auge durante la década pasada, conocido como turismo estético o de bisturí.

Combinar turismo e intervenciones estéticas es una opción que lleva practicándose desde hace años

Este tipo de vacaciones o mini-vacaciones “alternativas” gira en torno a unas atractivas propuestas –la mayoría de las veces en forma de “paquetes”- que aúnan turismo e intervenciones de estética, y su aspecto más diferencial reside en dos factores que explican su gran éxito: anonimato y, sobre todo, ahorro económico.

El turismo de bisturí original tenía como destino principal países sudamericanos (Colombia, Argentina) y los “packs” más demandados eran los que incluían operaciones de aumento de pecho, liposucción, lifting facial, rinoplastia y blefaroplastia. Aunque hay clínicas e instituciones con planes de turismo estético que ofrecen todas las garantías, desde organismos como la SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) se ha alertado reiteradamente sobre los riesgos que puede conllevar optar por esta modalidad de “cambio de look”.

 

Turquía, la nueva “meca” del trasplante capilar

Todo indica que ahora el fenómeno repunta y en este caso, la intervención estrella ha pasado a ser el implante capilar, dando lugar a un subtipo de turismo estético: el del turismo capilar, muy localizado en un único destino, Turquía. Este nuevo fenómeno tiene mucho en común con los “beauty packs” originales: la persona interesada se pone en contacto con la empresa, centro o clínica que oferta el tratamiento a través de Internet (aunque hay algunos que se publicitan mediante WhatsApp, Instagram o Facebook, entre otras vías); la oferta incluye la intervención y, la mayoría de las veces, el viaje, los traslados y el alojamiento (una o dos noches, como media, aunque hay opciones “exprés” que proponen volver a casa a las pocas horas de la intervención); y todo ello bajo una etiqueta que sirve para convencer al más reticente: la del low cost, es decir, a precios muy baratos. En efecto, mientras en España el precio del injerto de pelo es variable para cada caso y puede ir desde los 3.000 a los 7.000 euros, ninguno de estos packs de injerto capilar en Turquía supera los 3.000 euros (precio cerrado la mayoría de las veces y “todo incluido”).

El gobierno de Erdoğan ha potenciado las intervenciones de injerto capilar en Turquía para compensar las pérdidas de turismo por la creciente inestabilidad

En este tipo de cuestiones siempre hay que poner las cifras en cuarentena debido tanto al anonimato de muchas de las personas que se someten a estos tratamientos como a que las estadísticas oficiales pueden no ser fiables. No obstante, los datos que manejan los expertos del sector sirven para hacerse una idea de lo atractiva que está resultado “la opción turca”: se calcula que alrededor de 60.000 personas al año visitan Turquía para someterse a un trasplante capilar provenientes de distintos países europeos. El hecho de que sea precisamente Turquía el lugar al que muchas personas con problemas de alopecia han decidido “peregrinar” para someterse a una intervención de trasplante de pelo no es fortuito, sino que hay muchos factores implicados en esta popularidad.

Por un lado, se trata de una estrategia favorecida por el gobierno de Recep Tayyip Erdoğan, el controvertido presidente turco, que ha jugado un papel importante en el “boom” de las clínicas turcas –se calcula que hay unas 250 especializadas en el microinjerto capilar, -sin contar, claro está, con las clandestinas, que carecen de los controles sanitarios oficiales- ya que con ello consigue un doble objetivo: por un lado, dinamiza esta especialidad médica y, por otro, impulsa el “turismo capilar” en un país que ha visto descender de forma considerable el número de visitantes extranjeros como consecuencia de la inestabilidad en la que está inmerso en los últimos años.

¿Por qué el injerto capilar en una clínica turca es tan barato?

Echando mano del refranero, en el tema del turismo capilar, “no es oro todo lo que reluce” y “lo barato puede salir caro”. Uno de los motivos que justifican lo barato de los precios de las intervenciones de implante de pelo en Estambul y otras ciudades turcas es que estos reflejan el nivel de vida turco, no el europeo, lo que implica aspectos como el salario de los profesionales que trabajan en estas clínicas. Además, se trata de una actividad que cuenta con la subvención del gobierno turco. Pero, aunque el beneficio que se ofrece es el mismo que el de los centros que se dedican a esta intervención en todo el mundo (volver a lucir cabello en la cabeza), el procedimiento que se sigue en las clínicas de microinjerto turcas para conseguirlo tiene muchas diferencias importantes con respecto a los estándares europeos que, si bien pueden abaratar el proceso, hacen que la elección de someterse a un injerto de pelo en Turquía no esté exenta de riesgos.

Acudir a una clínica en Turquía a hacerse implantes sin que un especialista haya analizado presencialmente el caso y sin estudio preoperatorio es un riesgo

En primer lugar, en la mayoría de los casos no se contempla una entrevista previa con el paciente, algo imprescindible teniendo en cuenta que no todos los casos de alopecia son candidatos a un trasplante capilar y cada persona necesita un asesoramiento personalizado en este sentido. Algunos “paquetes” incluyen esta posibilidad, pero haciendo la entrevista por e-mail o determinando la idoneidad del tratamiento a través de una foto enviada por WhatsApp, por ejemplo. Hay que recordar que esta primera entrevista con el especialista en injerto capilar es absolutamente imprescindible ya que no solo sirve para planificar la intervención sino también para resolver las dudas que el paciente pueda tener sobre la misma. Desde Svenson recomendamos siempre realizar una consulta gratuita y sin compromiso a cualquier persona que crea que puede recurrir al implante de pelo para resolver su problema de calvicie.

Implante capilar en España: sólo con médicos especializados

Por otro lado, hay datos que apuntan a que en muchas de estas clínicas low cost de turismo capilar no hay ninguna garantía de que el profesional que haya tenido el primer contacto (si este se ha producido) con el paciente sea quien finalmente realice la intervención (se dan casos en los que son técnicos sin la adecuada formación, y no cirujanos, quienes se encargan del trasplante capilar), algo que en clínicas de injerto capilar en España está garantizado en cumplimiento de los estándares sanitarios y de calidad. En las clínicas Svenson solamente operan doctores dedicados exclusivamente al injerto capilar.

La especialización del facultativo es muy importante en todo el proceso, pero particularmente en la fase de extracción, ya que cualquier error en la zona donante (que es en la que todavía hay pelo) puede producir daños irreparables.

Un aspecto muy importante es el que se refiere a las horas posteriores al injerto capilar. Aunque se trata de una intervención ambulatoria, hay que seguir unas pautas en el postoperatorio (no cargar peso ni realizar actividades de riesgo, por ejemplo) de las que no siempre se advierte en una clínica de Turquía (el idioma puede suponer un hándicap durante todo el proceso) y que hacen que el plazo que se contempla en los paquetes turísticos (vuelo en avión a las pocas horas, o visitas turísticas programadas durante la propia estancia) no sea precisamente lo más recomendable en este periodo. Por ejemplo, no es infrecuente ver a turistas en el Gran Bazar de Estambul con la cabeza rapada y vendada (rapar la cabeza suele ser otra característica habitual de estas operaciones de injerto capilar en Turquía, frente a la que existen alternativas en España), evidenciando que se encuentran en el periodo de postoperatorio de una cirugía de implante de pelo.

El postoperatorio y el seguimiento posterior son claves para el éxito a largo plazo de un injerto de pelo, y son imposibles de garantizar si la operación se realiza como parte de un viaje a 4.000 kilómetros

Para las complicaciones que puedan surgir durante el postoperatorio pero sobre todo para el seguimiento posterior al que debe someterse un paciente que se ha hecho un trasplante de pelo es fundamental contar no solo con profesionales cualificados sino que es necesario que estos estén cerca. En el caso concreto de España, Turquía se encuentra a unos 4.000 km, una distancia que hace impensable la consulta “en persona” en caso de que el cuero cabelludo se inflame, por ejemplo. Asimismo, un injerto de pelo tarda meses en mostrar su resultado definitivo, y durante este periodo es necesario hacer un seguimiento regular para evaluar el crecimiento del nuevo cabello y poder favorecerlo con técnicas complementarias, si fuera necesario. La extensa red de Centros Svenson en España permite a sus pacientes hacer tanto el estudio preoperatorio como el seguimiento postoperatorio a muy poca distancia, otra de las diferencias claras al hacerse un injerto de pelo en España.

No todo es microinjerto: la importancia de los tratamientos capilares complementarios

Asimismo, hay que tener en cuenta que en todo el proceso que rodea al abordaje de la alopecia los especialistas pueden considerar oportuno recomendar tratamientos complementarios antes, durante o después de la operación de injerto capilar en España, para potenciar el resultado de la intervención y favorecer el desarrollo posterior del cabello implantado.

Una de las opciones más efectivas en este sentido es la Bioestimulación Capilar, que, al igual que otras técnicas, siempre debe ser administrada por personal sanitario y bajo supervisión médica. Esta técnica permite favorecer la irrigación del cuero cabelludo en la zona receptora del implante, que es lo que permite a los folículos trasplantados generar nuevo pelo sano y vigoroso.

Soluciones personalizadas, precios a medida de cada caso

La elección de una u otra técnica de implante capilar (injerto FUE manual, FUE con el robot Artas, técnica de tira o técnica de Strip) sólo puede ofrecerse en una clínica del pelo que disponga de todos los medios y personal para realizar todas ellas. En ocasiones es recomendable acometer varias sesiones con un menor número de folículos trasplantados, y en otras es mejor llevarlo a cabo en una sesión más larga. Elegir entre las distintas opciones para hacerse implantes de pelo es una decisión que debe ser siempre tomada por el cirujano, basándose en criterios médicos, y no atendiendo al calendario ya preestablecido por la presencia del paciente en el país por un periodo limitado y sometido a una agenda en la que el injerto de pelo es sólo una etapa más.

Un mal resultado en una operación de injerto capilar o gastos imprevistos relacionados con el viaje pueden convertir un precio barato en un gasto mucho mayor

Aunque los precios ofrecidos por las clínicas de injerto capilar de Turquía son muy baratos frente a un injerto de pelo en España, algunos costes adicionales pueden no ser evidentes. No sólo los relacionados con las posibles incidencias de viaje y estancia (seguros de viaje, imprevistos, etc.) sino también por las consecuencias que puede tener para el aspecto, la salud y la economía del paciente una intervención quirúrgica realizada de forma insatisfactoria. Las clínicas españolas reciben desde hace años casos de pacientes que solicitan “arreglar un injerto de pelo hecho en Turquía”.

Para hacer más asequible la intervención de injerto de pelo en España sin arriesgar su calidad y garantías médicas del más alto estándar europeo, Svenson ofrece a sus pacientes la posibilidad de financiar sus intervenciones a medida de cada caso, como parte de acuerdos de la compañía con entidades financieras. Puede informarse de esta posibilidad sin compromiso ninguno pidiendo una cita en su centro Svenson más cercano.