El pelo en pacientes con cáncer: cómo cuidarlo después de la quimioterapia

Actualidad Svenson Noticias
Por Dra. Emma Iglesias. 2 abril, 2018
el I Curso de Introducción a la Estética Oncológica
El contenido de este artículo fue presentado por la Dra. Iglesias en el I Curso de Introducción a la Estética Oncológica, dirigido a la profesional y docente de estética, organizado por el Grupo de Expertos en Medicina Estética Oncológica (GEMEON)

El cabello es un elemento clave en nuestra imagen corporal. Se asocia con la pertenencia a determinados grupos urbanos o a creencias religiosas. La industria de la moda, los famosos … nos marcan las tendencias en cada momento.

Hasta un 10% de pacientes con cáncer se plantean rechazar la quimioterapia por el miedo a la alopecia
Los tratamientos oncológicos (quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia o terapias biológicas) afectan al cabello. La alopecia es uno de los estigmas de un paciente con cáncer. Hasta un 10% de los pacientes con cáncer se plantean rechazar el tratamiento, especialmente la quimioterapia, por el miedo a la alopecia.

Cómo es la alopecia por tratamientos contra el cáncer

Alopecia inducida por quimioterapia:

 

  • Incidencia: 65%
  • Depende de:
    • Vía de administración.
    • Duración.
    • Tipo y combinación de fármacos.
  • Mecanismo de producción: Cese abrupto de la actividad mitótica en el epitelio folicular en la fase anágena: efluvio anágeno distrófico.

La quimioterapia destruye las células cancerosas debido a que los medicamentos atacan las células que se dividen rápidamente. Pero las células normales en la sangre, la boca, el tubo digestivo, la nariz, las uñas, la vagina y el cabello también se dividen de forma acelerada.

En algunos casos se puede producir calvicie definitiva muchos años después de haber recibido quimioterapia
En muy pocos casos, se da una calvicie definitiva después de muchos años de haber recibido un fuerte tratamiento de quimioterapia. Ésta está producida por la atrofia definitiva del folículo piloso que no vuelve a regenerarse y su función se suprime, de modo que no hay un nuevo crecimiento.

En este caso existen diferentes opciones de tratamiento que pasan desde la más sencilla y menos invasiva, como es el portar una peluca de forma definitiva a buscar soluciones quirúrgicas como el microinjerto (injerto de pelo del propio paciente).

¿Se puede prevenir la alopecia inducida por quimioterapia?

 

Los dispositivos de terapia fría o gorro frío han demostrado ser eficaces en la prevención de la alopecia inducida por quimioterapia:

  • El “gorro frío” contrae los vasos sanquíneos favoreciendo que se reduzca la caída del pelo por quimioterapia
    Se trata de dispositivos bien ajustados, con correa, rellenos con un gel que se enfría a una temperatura de entre 15 y 40 grados fahrenheit (-9,4 a -4,4 ºc).
  • Debido a que estos gorros están muy fríos, contraen los vasos sanguíneos que están debajo de la piel del cuero cabelludo y reducen la cantidad del medicamento de quimioterapia que alcanza los folículos capilares. Con menor cantidad de medicamento de quimioterapia en los folículos, las probabilidades de que el cabello se caiga son menores
  • Aplicación del dispositivo
  • En el transcurso de cada sesión de quimioterapia se usan los gorros de la siguiente manera:
    • 20 a 50 minutos antes del tratamiento
    • Durante el tratamiento
    • Después de cada sesión de quimioterapia (la cantidad de tiempo que se aplica el gorro después de la sesión de quimioterapia depende del tipo de quimioterapia que se indica)

El pelo cambia después de la quimioterapia

El pelo después de una quimio cambia de color, de forma (liso o rizo, etc.
El problema no es sólo la pérdida temporal del cabello que en general suele ser reversible si no el hecho de que tras la finalización del tratamiento el cabello cambia de características. Inicialmente el cabello es más fino, más frágil pero además puede haber cambios en su coloración, en su forma (que nazca rizado cuando siempre lo he tenido liso…)

  • En condiciones normales, en el cuero cabelludo se encuentran en fase de crecimiento activo (anágeno) en torno a un 85-90% de los pelos, mientras que solo un 10-15% del total se encuentra en fase de reposo (telógeno).
  • Normalmente se pierden cada día unos 75 a 100 pelos en telógeno que serán sustituidos por nuevos pelos.
  • Algunos tipos de antineoplásicos causan caída del pelo de su cabeza y de otras partes del cuerpo. La radioterapia puede también causar caída del pelo en la parte del cuerpo donde se administra.
  • La alopecia generada por la quimioterapia habitualmente es reversible. La pérdida del pelo se inicia entre la 1º y 2º semana de la administración del quimioterápico, y se hace más evidente a los dos meses. El tratamiento durante tiempo prolongado también produce disminución del vello púbico, axilar y facial. Es dosis-dependiente y reversible por lo general.
  • Suele ser reversible cuando se cesa el tratamiento antineoplásico. en este sentido, el manejo viene encaminado al cuidado del cuero cabelludo y al aporte de complementos nutricionales para que llegado el momento, el cabello pueda volver a crecer.

Se deben conocer los cuidados que debemos ofrecerle al pelo y al cuero cabelludo antes, durante y después de un tratamiento oncológico.

Consejos médicos para conservar el pelo después de la quimioterapia

Medidas de conservación para el cabello:

 

  1. Uso de un cepillo de cerda suave o un peine de dientes anchos.
  2. Evitar uso de secadores, planchas o productos fijadores o pinzas que pueden dañar el cuero cabelludo.
  3. Lavado con un champú suave. Con menor frecuencia y con mucha suavidad. séquelo con toques suaves con una toalla suave. No frotar.
  4. Al acostarse se puede usar una red para el cabello para hacer que la caída del cabello sea más fácil de soportar.
  5. Opciones de peinado: algunas personas eligen cortarse el cabello bien corto para facilitar su manejo cuando comience a caerse. Otras eligen rasurarse la cabeza. Si se elige rasurado de la cabeza, usar una rasuradora eléctrica para evitar cortes
  6. Pelucas: idealmente mientras aún tiene pelo porque de esta forma puede hacer que coincida con el color del cabello.
  7. Protección solar: uso de protector solar o de un sombrero.
  8. En caso de picores en el cuero cabelludo o si está sensible, el uso de cremas y acondicionadores o de agua termal pueden ser útiles.
  9. Buena comunicación y empatía.

Como cuidar el cabello cuando vuelve a salir después de tratamientos contra el cáncer:

 

  • Cuidado del cabello.Evitar cepillarlo, rizarlo y secarlo con secador con mucha frecuencia.
  • Después de la quimioterapia.El cabello suele volver a crecer de 2 a 3 meses después de que ha terminado el tratamiento. El cabello será muy fino cuando empieza a crecer nuevamente. A veces el cabello nuevo puede ser más rizado o más lacio; o incluso de un color diferente.
  • Después de la radioterapia.El cabello suele volver a crecer de 3 a 6 meses después de que ha terminado el tratamiento. Dosis muy alta de radiación puede volver a crecer más fino, o no vuelve a crecer en absoluto, en la parte del cuerpo que recibió la radiación.

El tinte de pelo en pacientes oncológicos:

 

Elegir un tinte en el cabello de un paciente oncológico no es un servicio de peluquería habitual y requiere un cuidado especial. Si no se ha caído el pelo de forma total sino parcialmente, es conveniente que consultar al oncólogo el uso de tinte y que utilices semi permanente o naturales. Si no pudieras ponerte color por prescripción médica o reacción alérgica temporal, existe en el mercado maquillajes para las canas que son inocuos y se van con los lavados.

Realiza un aprueba de alergia antes de teñirte el pelo
Cuando el pelo comience a salir conviene esperar entre dos y tres meses para volver a teñir. Se debe realizar una prueba de alergia del producto de coloración que vayas a usar. Si en 48 horas no ha tenido ninguna reacción puedes aplicarlo.

Es mejor que comiences con tintes lo más naturales posibles y evitar super aclarantes o decoloraciones.

  • Coloración temporal o semi permanente, en ocasiones también puede llamarse tono sobre tono. Es una fórmula que aporta color al cabello a través de moléculas de pigmentos que se adhieren al exterior del cabello, no intervienen a nivel interno de ahí que se vaya perdiendo. En su reacción química con el cabello no penetra en la zona tallo capilar sino a nivel superficial, por ello altera su estructura de forma muy leve. Normalmente no contiene peróxido ni amoniaco y si es así son cantidades muy bajas. La cana queda cubierta de forma muy suave con un efecto mecheado siendo un color menos uniforme.
  • Coloración permanente, es aquella que para colorear el cabello si  contiene una agente oxidante como puede ser el famoso amoniaco o un sustituto de este. Este ingrediente penetra el corazón de la fibra capilar retirando el color natural que tenga el cabello de la persona y fija el color del tinte que se este aplicando. La función del amoniaco es provocar que se hinche la cutícula, la inflama y remueve el color natural con el fin de fijar el tinte.
  • Coloración 100% natural a base de un barro elaborado a partir de plantas como la conocida henna. Es un tinte que no aclara ni oscurece nuestra base, solo da un ligero reflejo y colorea nuestras canas. Por ello, el efecto de color dependerá del porcentaje de canas que tenga la persona y será como un efecto de mechas o un color luminoso y poco uniforme sino con movimiento de color. El barro es una elección muy apropiada tras un tratamiento de quimioterapia porque además de cubrir las canas trata y cuida el cuero cabelludo, aporta volumen y efecto de densidad al cabello, además de mucho brillo.

I Curso de Introducción a la Estética Oncológica