El 82% de las personas con problemas capilares reconoce ver afectado su estado emocional

Actualidad Svenson Noticias
18 marzo, 2016
  • El cabello es un rasgo fundamental de la identidad y cualquier alteración, caída o deterioro, tiene un impacto físico y psicológico.
  • El 82 % de los entrevistados en un estudio realizado por Svenson confirman que los problemas capilares les influye emocionalmente. Un 21 % de ellos afirman que también pueden causar ansiedad.  En cuanto a sexos, son las mujeres las que más sufren estos cambios a nivel emocional (el 75 % de ellas lo confirman).
  • La primavera es una época de cambios de clima, de horarios, de luz, de dietas restrictivas de cara al verano, que afectan a la salud de la persona y también a su cabello y estado de ánimo. Psicólogos y expertos capilares explican el porqué de estas alteraciones y recomendaciones.

La primavera es una época sensible para el organismo, ya que los factores externos e internos propios del cambio de estación como el clima o la alimentación, influyen tanto en la salud como en el estado emocional. El cabello, también se ve afectado por estos cambios, pudiendo provocar una caída mayor de lo normal o agravando afecciones ya existentes.

Junto con la alergia o la astenia, la caída de cabello aumenta en primavera, a causa, entre otras cosas, del cambio de ritmo de vida, de la mayor exposición al sol o los cambios en las dietas, en algunos casos muy drásticos. Debido a todo ello nuestra salud puede verse alterada, y también la de nuestro cabello. Éste puede sufrir cambios, mayor caída o intensificarse otros problemas capilares, lo que afecta  tanto a la imagen externa como a la propia percepción y, por tanto, al estado anímico y la autoestima.

La primavera es, por tanto, una época sensible para las personas que padecen problemas capilares. Según un estudio realizado por Svenson a una muestra de 1.000 personas, el 82% de los encuestados cree que la caída del pelo puede afectar a su ánimo, incluso causar ansiedad al 24% de ellos.

Según la psicóloga Ángela Sáez, el cabello, junto con el rostro y el cuerpo, es un rasgo fundamental de la identidad, y cualquier alteración, caída o deterioro tiene un impacto físico y psicológico. En muchos casos, si el cambio no es aceptado por la persona, deriva en alteraciones emocionales que requieren de ayuda”.

Son las mujeres a las que más les afectan los problemas capilares: un 75% de las entrevistadas reconoce que repercute en su autoestima y le causa ansiedad, siendo el ámbito sentimental donde más les influye. “Existen creencias disfuncionales en relación a la pérdida de atractivo y feminidad”, manifiesta Sáez. Por otro lado, los hombres muestran una menor preocupación al respecto, siendo el 40% quien ve condicionado su estado emocional en relación al estado de su cabello.

“La prevención mediante el uso de lociones específicas para cada cabello y, sobre todo, cuidar la alimentación mediante una dieta variada que nos aporte todos los nutrientes necesarios, es clave para menguar los efectos del cambio de estación tanto en nuestro cabello como en nuestro estado emocional, ya que el estrés y la ansiedad afectan al crecimiento del cabello”, asegura el Dr. Velasco de Aliaga, director médico de Svenson.

Ficha técnica:

1.000 personas han colaborado en el estudio aportando sus experiencias y opiniones a través de entrevistas telefónicas realizadas por IKERFEL para Svenson. Todas ellas forman parte de una muestra representativa dentro de una franja de edad entre los 20 y los 70 años, siendo un 50% hombres y un 50 % mujeres.