La alopecia estacional aumenta las consultas en centros capilares en un 95%

Actualidad Svenson Noticias
8 octubre, 2015
  • La regeneración del cabello, la alta exposición a los rayos ultravioleta en los meses precedentes y los cambios endocrinológicos son los principales factores de la alopecia estacional.
  • Cuidar la alimentación, evitar tratamientos agresivos, sanear el cabello o hacer uso del acondicionador durante los meses de temperaturas extremas pueden evitar un problema mayor de salud capilar.
  • Ante los problemas capilares, a los hombres les preocupa que les hagan parecer mayores (37,9%), mientras que entre las mujeres destaca más la preocupación por el aspecto menos saludable que ofrece su cabello (38,5%) y la seguridad en sí mismas (28,8%).

El 58% de la población presenta problemas capilares, y de ellos el 21,3% padece una caída excesiva del cabello o falta de volumen. Esta cifra aumenta en otoño e invierno con la llegada del frío, cuando se registra un 95% más de consultas de tratamientos frente a las recibidas en el mes de junio. Con el cambio de estación y la llegada de factores externos como las temperaturas extremas, la falta de horas de sol o el viento, el cabello pierde vitalidad y los folículos pilosos sufren daños que pueden acelerar la pérdida de cabello propia de la regeneración. En otoño aumenta la preocupación de las mujeres, quienes reconocen que los problemas capilares les otorgan un aspecto menos saludable (al 38,5%) y causan problemas de inseguridad (al 28,8%); frente al 37’9% de los hombres, a quienes preocupa parecer mayores de lo que son, según un estudio de Svenson realizado a una muestra de 2002 individuos.

Además de las causas climatológicas y las propias evolutivas que nos hacen regenerar el cuero cabelludo, la pérdida estacional del cabello está también relacionada con factores como los cambios endocrinológicos que se producen en esta época y que provocan variaciones hormonales. Por ello, tal y como indica el Dr. Velasco de Aliaga, director médico del Grupo Svenson, “es imprescindible preparar nuestro cabello ante los cambios bruscos tanto de temperatura como de hábitos, saneándolo y evitando tratamientos agresivos, pero también cuidando nuestra alimentación, clave para aportar todos los nutrientes necesarios”.

Ante la mayor pérdida de cabello durante estos meses, los expertos recomiendan realizar el último aclarado del pelo con agua fría para evitar la dilatación de las escamas que conforman la cutícula, evitando así la pérdida de brillo y su quebrantamiento; asimismo es aconsejable el uso de acondicionador y evitar las agresiones térmicas directas con secadores y planchas de pelo, así como sanear el cabello. Si los síntomas de la alopecia estacional aumentan, “es importante ponernos en mano de profesionales para obtener un diagnóstico real y actuar con el tratamiento preventivo más adecuado”, advierte el Dr. Velasco de Aliaga.

Los aliados para proteger el cabello ante el frío

La solución más eficaz ante el incremento de los síntomas de un problema capilar es acudir a un especialista, tal y como hacen el 75,7% de las personas afectadas. Los profesionales de los centros Svenson proporcionan un diagnóstico del estado del cuero cabelludo, aplicando después los tratamientos innovadores que mejor se adapten a cada caso.

‘TRATAMIENTO Q10’

La Coenzima Q10 (CoQ10) es una sustancia presente en todas las células de forma natural, siendo un factor determinante para que estas produzcan energía. Con los años, nuestra capacidad para obtener CoQ10 disminuye, y su carencia origina inevitablemente un envejecimiento prematuro de las células que, en el caso del cuero cabelludo, afecta directamente al crecimiento y la vitalidad del pelo. El tratamiento consiste en la aplicación de un suero rico en coenzima Q10 que aportará energía a las células y por tanto tendrá un efecto antienvejecimiento favoreciendo además el crecimiento del folículo.

‘NANOSOME TECHNOLOGY’

Es el primer tratamiento anticaída de Svenson que incorpora principios activos de última generación encapsulados en nanosomas para una mayor penetración y eficacia en las capas más profundas de la piel, garantizando su transporte hasta la misma raíz del cabello. Esta nanotecnología consiste en la vehiculización a través de liposomas de tamaño nanométrico, permitiendo encapsular y transportar principios activos sin que éstos se oxiden ni se degraden hasta el momento de su liberación. Gracias a esta semejanza con las células, los nanosomas penetran hasta las capas más profundas de la piel de forma rápida, obteniendo una eficacia superior a los productos cosméticos tradicionales y un resultado prolongado en el tiempo.